¿Qué es la Web 3.0 y por qué es importante?

La web 3.0

¿Cuál es la tecnología que más de 3 i.000 millones de personas disfrutan cada día durante el 80% de sus horas de vigilia?

Defendida por O’Reilly y otros entre 1999 y 2004, la Web 2.0 es la transformación del mundo de las páginas web estáticas, ‘ diseñadas para el consumo de información y servidas por costosos servidores, a las experiencias interactivas y los contenidos generados por los usuarios que nos han traído Uber, AirBnB, Facebook e Instagram. La Web 2.0 ha sido impulsada en gran medida por tres elementos innovadores: el móvil, lo social y la nube.

Con el lanzamiento del iPhone en 2007, el acceso a Internet desde el móvil ha ampliado drásticamente la base de usuarios y la forma de utilizar la web. Pasamos de conectarnos a Internet durante unas horas al día en nuestros ordenadores de sobremesa a estar conectados todo el tiempo, con navegadores web, aplicaciones móviles y notificaciones personales en el bolsillo de todos.

Hasta la llegada de Friendster, MySpace y Facebook en 2004, Internet era en gran medida un lugar oscuro y anónimo. Estas redes sociales animaban a los usuarios a generar contenido a través del buen comportamiento, las recomendaciones y las referencias, ya fuera convenciendo a la gente para que compartiera fotos en línea con un determinado grupo de amigos, dejando su casa en manos de un viajero desconocido en AirBnB o consiguiendo un viaje en el coche de un desconocido en Uber.

La nube ha hecho que la producción y el mantenimiento de las páginas y aplicaciones de Internet sean habituales. Los nuevos y mejorados proveedores de servicios en la nube han tomado el hardware de los ordenadores personales producidos en masa y lo han consolidado en vastos centros de datos repartidos por todo el mundo. Las empresas han podido pasar de comprar y mantener una costosa infraestructura dedicada a alquilar almacenamiento, potencia informática y herramientas de gestión. Millones de empresarios pueden ahora beneficiarse de recursos de bajo coste que pueden ampliarse a medida que crece su negocio.

Hacia la web 3.0.

Mientras la ola de la Web 2.0 sigue dando sus frutos, estamos viendo surgir los primeros brotes de crecimiento del próximo gran cambio de paradigma en las aplicaciones de Internet, llamado lógicamente Web 3.0. Lo crea o no, la Web 3.0 (que Tim Berners-Lee, el inventor original de la Web, denominó Web Semántica) es una disrupción aún más radical que pronto eclipsará todo lo anterior. Es un paso hacia una red abierta, no fiable y no autorizada.

Por “abierto” nos referimos a construido a partir de software libre, construido por una comunidad de desarrolladores abierta y accesible, y ejecutado para que todo el mundo lo vea.

Sin confianza” significa que la propia red permite a los participantes interactuar de forma pública y privada, sin necesidad de un tercero de confianza.
Sin permiso” significa que cualquiera, ya sea usuario o proveedor, puede participar sin la aprobación de un órgano de gobierno.

El resultado final de esta nueva red abierta, sin complicaciones y sin permisos será conciliar la larga cola de trabajos, servicios, datos y proveedores de contenidos que forman el telón de fondo de la falta de derechos en muchos de los problemas más acuciantes del mundo, como la salud, la alimentación, las finanzas y la sostenibilidad, y hacer posible que la gente participe en la red.
Mientras que la Web 2.0 fue impulsada por la aparición de los móviles, las redes sociales y la nube, la Web 3.0 se basa en tres nuevas innovaciones: la computación de borde, las redes de datos distribuidas y la inteligencia artificial.

En la Web 2.0, el hardware informático personal de consumo se reutilizaba en los centros de datos, pero con el paso a la Web 3.0, los centros de datos se están extendiendo hasta el borde y, en muchos casos, hasta nuestras manos. Los grandes centros de datos existentes se complementan con una multitud de potentes recursos informáticos dispersos en teléfonos móviles, ordenadores, dispositivos, sensores y coches, que generarán y consumirán 160 veces (!) más datos en 2025 que en 2010. Se prevé que en 2025 generaremos y consumiremos 160 veces más datos que en 2010¹.


Las redes de datos descentralizadas permiten a estos generadores de datos (por ejemplo, datos personales de salud, datos de las cosechas de los agricultores, datos de localización y rendimiento de los coches) vender e intercambiar sus datos sin perder la propiedad, sin renunciar a la privacidad ni depender de terceros intermediarios.

Así, las redes de datos descentralizadas pueden incorporar a todos los productores de datos a la nueva “economía de los datos”.
La inteligencia artificial y los algoritmos de aprendizaje automático se han vuelto tan potentes que pueden hacer predicciones y tomar medidas útiles, a veces para salvar vidas.

Cuando se combinan con nuevas estructuras de datos distribuidas que dan acceso a una riqueza de datos que sería la envidia de los gigantes empresariales actuales, sus aplicaciones potenciales se extienden mucho más allá de la publicidad dirigida a áreas como los materiales de precisión, el diseño de medicamentos y la modelización del clima.

La Web 3.0 prevé un futuro en el que los usuarios y las máquinas distribuidas puedan interactuar con los datos, los valores y otros socios comerciales a través de redes de pares sin necesidad de terceros. El resultado es un tejido informático complejo, centrado en el ser humano y con protección de la privacidad para la próxima ola de la web.

La evolución de la web

Dejando de lado la tecnología, ¿qué diferencia supondrá para los individuos y la sociedad en su conjunto? ¿Y puede tener un impacto aún mayor en nuestras familias, empresas y gobiernos que las aplicaciones actuales? Se ha dicho que la humanidad se caracteriza por su capacidad de organizarse hacia un objetivo común. Por ello, es muy instructivo retroceder en la historia para identificar las cuatro grandes etapas sociales y tecnológicas de la obra común de la humanidad.

En el pueblo, la gente pudo trabajar e intercambiar valores e información con un pequeño grupo de socios que ya conocían. Los socios estaban limitados por la proximidad geográfica y la confianza personal. Debido a su pequeño tamaño, a menudo tenían más de un papel en la sociedad: agricultor, bombero, guerrero, padre, etc. En consecuencia, el comercio se centraba en la alimentación, la seguridad y el ocio, y apenas se colaboraba con nadie fuera de la familia de subsistencia.

En las ciudades urbanizadas, la gente tiene muchas más personas con las que puede intercambiar valores, información y trabajo. Se ha vuelto económicamente factible crear una nueva empresa profesional, rendir cuentas a nivel empresarial y depender de otros para producir todos los demás bienes y servicios que necesita la población urbana. Aunque siguen existiendo limitaciones geográficas, la extensión y densidad espacial de la población ha permitido una coordinación mucho más amplia de las competencias individuales.

La Web 1.0 y la Web 2.0 han reducido drásticamente la latencia y el coste para los particulares y las empresas de las transacciones de valor, información y trabajo con partes geográficamente dispersas que pueden no conocer, a través de intermediarios de confianza. El abanico de socios comerciales ha aumentado en varios órdenes de magnitud, permitiendo la creación de empresas verdaderamente globales.

¿Necesitas una página web?

Nosotros hacemos realidad la parte online desarrollando una página web que te diferencie de tu competencia, posicione dentro de tu sector y te de visibilidad frente a tu público potencial, a la gente que te necesita pero aún no te conoce.

posicionamiento seo

La Internet actual permite la coordinación global a través de una serie de intermediarios, como Facebook, eBay y AirBnB, que proporcionan una capa digital de confianza social que permite a los extraños interactuar entre sí. Por desgracia, nos hemos vuelto demasiado dependientes de estas plataformas.

A medida que las plataformas pasan de ser “pull” a “pull”, los usuarios (ya sean particulares o empresas) sufren el aumento de las tarifas y el riesgo de la plataforma (la capacidad de una plataforma para destruir el negocio que opera en ella). Puede que las interacciones actuales sean mágica y seguramente globales, pero es principalmente la industria de la publicidad digital de 200.000 millones de dólares la que impulsa esta máquina, con “nosotros los usuarios” como producto.

Ahora se reconoce ampliamente que las plataformas del mundo de la “posverdad” también crean cámaras de eco en las que se recogen y refuerzan afirmaciones no filtradas, descaradamente populistas e incluso espurias.

La web 3.0 permitirá que mujeres y hombres, máquinas y empresas intercambien valor, información y trabajo sin intermediarios, con homólogos globales que no conocen o en los que no confían explícitamente. El desarrollo más importante que permitirá la Web 3.0 es minimizar la confianza necesaria para la coordinación global.

Se trata de pasar de confiar explícitamente en cada individuo, o de intentar ganarse la confianza del exterior, a confiar implícitamente en todos los miembros de la red.

La Web 3.0 ampliará radicalmente la escala y el alcance de la interacción hombre-máquina mucho más allá de lo que podemos imaginar hoy. Tanto si se trata de pagos fluidos, como de flujos de información más ricos o de transferencias de datos fiables, estas interacciones se verán facilitadas por un abanico mucho más amplio de posibles socios comerciales.

La Web 3.0 nos permitirá interactuar con cualquier individuo o máquina del mundo, sin necesidad de un intermediario de pago. Este cambio hará posibles negocios y modelos empresariales totalmente nuevos, nunca antes imaginados, desde cooperativas globales hasta organizaciones autónomas y descentralizadas, pasando por mercados de datos autosuficientes.
Por eso es tan importante.

Las empresas serán más eficientes si reducen el número de terceros que buscan rentas, intermediados por la industria, y devuelven su valor directamente a los usuarios y proveedores de la red.
Las organizaciones pueden aumentar su resistencia intrínseca al cambio mediante una nueva malla de vínculos de comunicación y gobernanza más adaptables entre los participantes.

Las personas, las empresas y las máquinas podrán compartir más datos y garantizar una mayor privacidad y seguridad.
Las actividades empresariales y de inversión pueden prepararse para el futuro eliminando prácticamente el riesgo de depender de las plataformas tal y como las conocemos hoy.

Con la escasez de datos demostrables y los activos digitales tokenizados, puedes ser dueño de tus datos y de tu huella digital.
La propiedad y la gobernanza “modernas” de estos nuevos sistemas de inteligencia descentralizados, junto con incentivos económicos sofisticados y dinámicos, permiten a los participantes en la red resolver en colaboración problemas antes intratables o “dispersos”.

La próxima ola de la Web 3.0.

La Web 3.0 es mucho más que el caso de uso inicial de las criptomonedas. En la Web 3.0, los datos de las personas, las empresas y las máquinas se codificarán y conectarán mediante eficientes algoritmos de aprendizaje automático, creando mercados radicalmente nuevos y modelos de negocio asociados.

El resultado se asemeja a una “vuelta a la aldea global”. La inmersión diaria en interacciones altamente personalizadas y centradas en el ser humano de la que hemos disfrutado en el pasado tendrá lugar en la escala global de Internet, lo que llevará a una especialización cada vez mayor de las habilidades humanas y de las máquinas.

Author avatar
Xufa
Me gusta mostrarte consejos y novedades del marketing online. Siempre estoy informando de lo último relacionado con el diseño web para tratar de ayudar a los emprendedor@s que están empezando. Soy diseñador web, especializado en Wordpress. Me encanta combinar el diseño con la funcionalidad. Por aquí me tienes si te surge cualquier duda relacionada con el apasionante mundo del diseño web en Wordpress. Sígueme en línkedin
Abrir chat